Método Feldenkrais® y Kinefilaxia

Captura de pantalla 2017-07-09 a las 18.28.36Patricia Bustos Roa

Soy kinesióloga e instructora de Método Feldenkrais® . Durante muchos años ejercí mi profesión de kinesióloga en el rol asistencialista que desempeñamos en general los profesionales de la salud, aunque el rol de la kinesiterapia dentro del equipo de salud  es lo más cercano a una labor educativa y por tanto preventiva en los pacientes, puesto que desarrollamos una relación de mayor cercanía.

Durante mi ejercicio profesional en el area de la posturología pude constatar la importancia de la postura ( hablamos de “actura” en el Método Feldenkrais® ) y de los hábitos de movimiento en la genesis de las dolencias y patologías músculo-esqueléticas. De aquí surge mi interés por la kinefilaxia que no ha sido desarrollada en nuestro país.

Comienzo por definir el concepto: viene de profilaxis que consiste en un conjunto de medidas para evitar la aparición de la enfermedad, forma parte de la medicina preventiva cuyo objetivo es disminuir la probabilidad de aparición de enfermedades, así como promover la salud. Un rol importante en la prevención corresponde a la educación de la población, rol que suele desempeñar la salud pública.

La kinefilaxia, por lo tanto, es la prevención y el mejoramiento de la movilidad y las consecuencias que el movimiento y, en general, las actividades humanas provocan; se trata de detectar las alteraciones acturales  y consecuentes  dolencias  músculo esquéléticas antes que aparezcan y tratarlas por medio de la reeducación del movimiento

En general las prácticas de salud suelen ser asistenciales. En efecto, acudimos al especialista cuando enfermamos y esto se debe a que desatendemos o a que no sabemos escuchar las señales que nos envía nuestro cuerpo: esa molestia en el cuello, entre los hombros, ese dolor de cabeza, dificultad para estar sentado o de pie, etc.

Conocer y vivenciar el cuerpo en movimiento es el gran beneficio que nos proporciona la Educación Somática -en mi caso la Eutonía y el Metodo Feldenkrais® han sido dos importantes recursos – para hacernos conscientes, responsables y partícipes de nuestra salud al reconocer aquellas señales que nos envía nuestro organismo cuando, producto del mal uso de nosotros mismos, adoptamos hábitos y posturas de trabajo dañinos. Aquello que comenzó como una molestia o cansancio se transforma luego en una retracción muscular, la que luego compensaremos con una sobrecarga en otra zona de nuestro cuerpo, apareciendo más tarde un inexplicable dolor en otro lado . Comienza entonces  el círculo DOLOR- TENSIÓN -DOLOR

En mi ejercicio profesional pude constatar que, en general, en la organización postural de las personas, esta la genesis de los diversos problemas motores causantes de la mayoría de las dolencias y deterioro músculo esqueléticos, así como de la manera en que envejecemos.

Hoy, como instructora de Método Feldenkrais® , mi enfoque de trabajo permanece en la kinesiterapia, pero el Método la enriquece, puesto que me ha  permitido un acercamiento a las situaciones de dolor músculo esquelético desde un enfoque corporal somático en que son importantes el gesto, la actura, las sensaciones. “Nuestra autoimagen consiste en los cuatro componentes que intervienen en toda acción : movimiento, sensación, sentimiento y pensamiento” (Moshe Feldenkrais).

En la base de este enfoque se encuentra la finalidad de recuperar las sensaciones del cuerpo en movimiento para alcanzar un estado de armonía a través de la relajación. Se trata de recuperar  la capacidad de mejorar la calidad del movimiento a partir del incremento de la consciencia completando nuestra autoimagen y recuperando la alegría en el  pensar, sentir y actuar .

A partir de lo señalado, entendemos el importante rol de la kinefilaxia: detectar alteraciones posturales, evaluar la actura, adoptar medidas ergonómicas para intervenir en situaciones laborales, también en las actividades de los niños facilitando juegos que les permitan desarrollar habilidades motoras, realizar actividades de relajación y de conciencia corporal.

El Método Feldenkrais®  es un método de reeducación neuromotora con una amplia base científica que lo respalda, es una pedagogía en que se guia al alumn@ para explorar y descubrir su proceso de recuperación. No se enseña lo “correcto”, sino que se entregan opciones para aumentar el repertorio de posibilidades motrices, entonces el sistema nervioso se reorganiza para, a su vez, reorganizar el movimiento.

 

 

 

 

 

 

LA PELVIS: el poder del centro

Patricia Bustos Roa

IMG_20161113_120429

La pelvis tiene una importancia fundamental en la organización postural, pues forma la base del tronco y constituye el sostén del abdomen; realiza además la unión entre los miembros inferiores y la columna. Está compuesta por tres piezas óseas y tres articulaciones, dos huesos coxales (formados por la unión de dos pares de huesos: ilíacos, isquiáticos y un hueso púbico) y un hueso sacro, el que es impar y asimétrico (formado por la soldadura de cinco vértebras sacras).

Las articulaciones son dos: sacro ilíacas y la sínfisis pubiana. La pelvis femenina es mucho más ancha y extensa que la pelvis masculina. Esta diferencia está relacionada con su función en la gestación y, especialmente, en el parto.

 La pelvis tiene la forma de una silla de montar, como los andadores de niños; también se la puede asociar con la forma de un cuenco que sostiene a las visceras. El gran médico ortopedista francés Adalbert Ibrahim Kapandji, describe a la pelvis diciendo que “la cintura pelviana tiene la forma de un embudo de base mayor superior que comunica la cavidad abdominal y la pelvis”. Kapandji ha sido considerado como “un artista de la biomecánica”.

La pelvis transmite los esfuerzos entre la columna vertebral y los miembros inferiores. El peso de la parte superior es soportado por la quinta vértebra lumbar y repartido hacia las alas del sacro; ese peso es después transmitido, a través de las espinas ilíacas, hacia las articulaciones de cadera. En esta zona a su vez reside la resistencia que el suelo ofrece al peso del cuerpo, transmitido desde miembros inferiores hacia la articulación de cadera y sínfisis púbica.

Para que la pelvis ejerza sus funciones debe mantener su libertad de movimiento, la que está dada por dos factores. Primer factor: posición del sacro. El sacro se une a la pelvis a través de poderosos ligamentos y elementos miofasciales ; la posición del sacro es interdependiente de la columna, ya que constituye su base.

Segundo factor que incide en la libertad de movimiento de la pelvis: la libertad de las articulaciones de caderas. Esta depende de la posición de la cabeza del fémur en el acetábulo, que es el lugar de encuentro de la pelvis con las piernas.

El peso de la parte superior del cuerpo tiende a forzar hacia adelante la parte superior del sacro –su base-, recordemos que la mayor mayor parte de las actividades que realizamos implican llevar la cabeza y el tronco hacia adelante, entonces puede suceder que su ápice –parte inferior- y la parte superior del coxis lo compensen rotando hacia atrás; la pelvis entonces estará en anteversión( se asocia a hiperlordosis)

La  pelvis y la columna vertebral forman una estructura central básica y las tensiones que se presentan en cualquiera de sus extremos se acentúan en donde existe mayor debilidad estructural, por lo general en la parte baja de la columna vertebral, entre la cuarta y quinta lumbar. Malos hábitos al sentarse, al agacharse, o cualquier estrés en esta zona, incide en el conocido lumbago, de aquí la importancia de conocer y vivenciar el uso que hacemos de nosotros mismos para prevenir malestares y dolencias

“ No es posible una postura o actura correcta sin que la pelvis pueda mover con libertad todas sus articulaciones, esto es, de la cadera y de la parte estrecha de la espalda. En cuanto se restringe uno de los posibles movimientos de la pelvis, se pierde la fluidez de la acción” (M. Fedenkrais)

Al estar de pie , la pelvis debe estar en posición horizontal: las espinas ilíacas anterosuperiores (los dos puntos más altos y prominentes de la pelvis) deben estar en una línea horizontal. Si las espinas ilíacas anterosuperiores están niveladas, también lo estarán los isquiones; habrá igual peso en los isquiones y entonces estos se apoyarán igual.

La localización del centro de gravedad del cuerpo varía con el tipo y porte corporales, pero en líneas generales se sitúa aproximadamente a nivel de la articulación lumbosacra, por lo cual un buen equilibrio a este nivel determina una buena coordinación de movilidad y equilibrio general.

La zona de la pelvis está equilibrada por la sinergia de músculos y ligamentos (componentes miofasciales) que unen los coxales al sacro y la pelvis a las extremidades inferiores. Es un punto de inserción de fuertes músculos: abductores, aductores del muslo, extensores (semitendinoso, semimembranoso, bíceps crural), los glúteos (mayor, medio y menor) y los rotadores que están bajo el glúteo mayor. Todos estos elementos miofasciales determinan la posición pelviana y, al hacerlo, crean o limitan la libertad de la pelvis.

La pelvis puede estar en anteversión, retroversión, rotada o inclinada; entonces la posición y los hábitos posturales van a determinar un cambio en las curvaturas tanto de la columna como de las extremidades inferiores cambiando la cualidad flexible de la musculatura.

Tanto en posición sentada como de pie, el acortamiento de la musculatura isquiotibial desequilibra las rodillas, las comprime y las rota, se desprende de esto la importancia de la pelvis en el buen funcionamiento de las rodillas

En una pelvis en anteversión (espinas iliacas anterosuperiores caídas), el contenido abdominal está desplazado hacia adelante y hacia abajo, entonces dentro de la cavidad todo el contenido no puede menos que aflojarse ya que las estructura miofasciales de sostén han perdido su equilibrio y entonces su tono y sus fibras están alteradas, los músculos y tendones profundos que recubren y sostienen la pelvis pueden alterarse. La alteración de la posición de la pelvis tiene consecuencias: los rectos abdominales, transversos y oblicuos pierden su calidad de faja muscular y también se alteran los glúteos y rotadores. Una pelvis asimétrica o rotada altera la posición de la sínfisis púbica, lugar de inserción de importantes músculos Esto no es sólo un problema estético, sino que constituye un problema de actura manifestándose en un porte y andar desgarbado

A nivel de órganos, los ligamentos que sostienen al útero y los ovarios en la mujer y los órganos reproductores y la próstata en el hombre, así como también la vejiga y el tracto intestinal en ambos, estarán alterados; por lo tanto, se presentan prolapsos de órganos de reproducción y eliminación, incontinencia urinaria y fecal, disfunciones sexuales y dolores.

“En realidad, es bastante vano hablar de mantener correctamente el abdomen, la pelvis el pecho o el cuello particularmente . Mientras halla sujeción en uno de ellos, los demás estarán sujetos en el mismo grado, de manera que, cualquier acto que se inicie, habrá de ser ejecutado a pesar de esta sujeción y, por tanto, estará mal coordinado” (M. Feldenkrais)

Si la tensión en la base de la pelvis es adecuada, los músculos están contraídos tónicamente, es decir, no hay un esfuerzo voluntario por contraerlos o soltarlos y el tono muscular a lo largo de la columna permite la fluidez del movimiento, como si la cabeza y la pelvis fueran dos ruedas comunicadas por la cadena de la columna vertebral

Músculos y huesos son espacialmente dependientes, se requiere una tensión que determina el tono y la dirección de las fibras de estos músculos y esto depende de la posición que ocupan en el espacio los huesos que les sirven de sostén. Por todos estos factores la pelvis es clave en el bienestar de los seres bípedos, esto es por la relación que el ser humano establece con el campo gravitatorio de la tierra.

Realizar ejercicios de fortalecimiento muscular (abdomen, glúteos, etc.) en condiciones de desequilibrio óseo de la pelvis, servirá únicamente para tensar y acortar más el lado que ya está hipertónico, exacerbando el desequilibrio.

¿Qué hacer entonces?

Equilibrarnos en el campo gravitatorio y conseguir que la cavidad pelviana se acomode lo más que se pueda con la horizontal. Lograr hacer esto a la luz de la conciencia conociendo nuestros hábitos y compulsiones y adquiriendo nuevas opciones de movimiento es iniciar un camino de libertad para hacer aquello que queremos hacer.

Este es el tema que desarrollaremos en el próximo taller de Anatomía vivencial

 

ESTRÉS Y CALIDAD DE VIDA

Estrés felino

Por Patricia Bustos Roa

La calidad de vida y la felicidad son incompatibles con el estrés, e incluso la vida misma no es posible si esta ha sido afectada por enfermedades como las neurológicas, digestivas, cardiovasculares, siquiatricas, etc.  Todas estas son afecciones en las que el estrés opera con frecuencia como un factor desencadenante.

El estrés es la respuesta biológica a las demandas de la vida, es por lo tanto la respuesta  a un desafio. De acuerdo a esto ¿es el estrés algo normal en la vida? En efecto, lo es, cuando nos mantiene alertas y en condiciones de actuar elaborando una respuesta de lucha o huida; hablamos aquí del eutrés o “estrés bueno”, se trata de una respuesta de duración limitada ante una situción de emergencia. Cuando la intensidad del estímulo o su duración persiste, generando así una situación en la que permanecemos activados y en actitud de estar enfrentando un peligro permanente, hablamos de distrés o estrés malo.

En general, cuando hablamos de estrés nos referimos a este último, es decir, a aquel que nos mantiene con todos nuestros sistemas  de alarma activados para una permanente respuesta de lucha o huida, y en el que todos los mecanismos y órganos se interconectan y se activan para responder. En este caso, las demandas externas o internas (nuestras percepciones ) superan la capacidad de respuesta, dando lugar a una activacion permanente sin capacidad de recuperación  Hay aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, también aumenta la transpiración cutánea, las pupilas se dilatan, se eleva la glucosa sanguínea, todos los órganos están en alerta y el tono muscular aumentado. Esto constituye una demanda interna que no puede ser sostenida en el tiempo y que va lesionando al organismo. Se produce un manifiesto desequilibrio.

El estrés crónico no puede ser sostenido en el tiempo sin que implique un deterioro a nivel de los diversos sistemas: nervioso, cardiovascular, endocrino e inmunológico, lo que tarde o temprano lleva a la aparición de  desequilibrios y, como consecuencia, la enfermedad.

Es importante conocer a y detectar a tiempo los síntomas del estrés; de hecho, estos pueden iniciarse tempranamente antes que una enfermedad se declare. El cuerpo siempre nos envía avisos, se trata precisamente de aquellos síntomas y señales que afectan la calidad de vida . Entre ellos estan el cansancio, el insomnio, la pérdida de energía, falta de concentración, pérdida de memoria, depresión, cefaleas frecuentes. Todos estos son procesos que afectan a nuestra unidad cuerpo/mente  y son la respuesta somática  a nuestra tensiones internas. Las alteraciones sicofísicas producto del estrés son también causa de infertilidad, tanto en el hombre como en la mujer, y de impotencia sexual masculina.

Durante el estrés crónico, aumenta el tono muscular lo que causa dolores y contracturas, las más habituales son a nivel de cuello, hombros, columna y pantorrillas. Las consecuencias son acortamientos musculares y fijaciones  que constituyen una postura con limitaciones de movimiento y dolor. Si esta tensión permanece, pronto se generarán en la zona trastornos metabólicos por falta de irrigación y, posteriormente, dolor articular por procesos degenerativos (hernias y desgastes a nivel de columna).

Cada persona vive un mundo singular a partir de su propia experiencia: creamos el mundo a partir  de nuestras percepciones y de nuestra memoria, y esto va formando una imagen mental de nosotros mismos y de nuestras relaciones. Tomar conciencia de los mensajes del cuerpo y del valor de nuestra integridad sicofisica, nos permite hacernos responsables de nuestro bienestar. Darnos cuenta que el estrés es un desequilibrio entre las demandas a las que nos vemos sometidos y nuestra capacidad de respuesta es el primer paso.

La autoconciencia corporal como herramienta de conocimiento de nosotros mismos, nos permite acceder a experiencias de sensaciones, sentimientos y pensamientos que nos abren a la posibilidad de conocer nuevos caminos, nuevas acciones que pueden abrirnos  a procesos de cambios muy profundos en la forma de afrontar el mundo.

Tomar conciencia de las señales que nos envía nuestro organismo y buscar nuevos caminos para cambiar hábitos dañinos por nuevas formas de integrar en armonía cuerpo y mente, es la forma de recuperar el equilibrio y mejorar nuestra calidad de vida.

 

LA CURIOSIDAD : MOTOR DEL APRENDIZAJE

Menehuna llegando al mundo2

Patricia Bustos Roa

El conocimiento de nuestro cuerpo es la clave para hacernos agentes activos de nuestra salud, la toma de conciencia a través del movimiento en el Método Feldenkrais®  es el recurso que utilizamos para obtener conocimiento acerca de la organización y las diferentes partes del cuerpo en su relación con nuestro mundo emocional y con el medio. En suma, el sentido de esto es comprender cómo nos usamos a nosotros mism@s.

Se trata de afinar el sentido kinestésico o propioceptivo para, primero, conocernos y luego ampliar nuestras posibilidades  de movimientos eliminando restricciones que nos limitan y causan dolor, logrando así una mayor eficacia en nuestra acciones .

En mis talleres y clases siempre propongo acercarnos a la experiencia del cuerpo en movimiento con la curiosidad de un niño recién nacido, que viene al mundo a descubrirlo todo, abriéndose con asombro y entusiasmo a la experiencia que viene con las nuevas sensaciones. Se trata, entonces, de poner atención a nuestros movimientos sensaciones y pensamientos como si este cuerpo lo estuviésemos descubriendo hoy; de hecho, eso es lo que sucede y entonces somos en el cuerpo.

Conocer el cuerpo tanto en sus relaciones internas como externas nos permite hacernos responsables de nuestra salud y bienestar y de la posibilidad de lograr nuestros sueños. Este es un conocimiento intimo de vivencia corporal y de autoconocimiento

Tanto en las clases de Autoconciencia a Través del Movimiento® , como en las lecciones de Integración Funcional®  se trata de reducir el esfuerzo y la velocidad, para incrementar las sensaciones estando presentes en el movimiento, recuperar la curiosidad del niñ@ que fuimos sin buscar llegar a una meta, sin emitir juicios sobre nuestras posibilidades, sólo explorando y buscando nuevas alternativas de movimiento, nuevas habilidades. Muchas veces los niños pequeños se interesan naturalmente por estímulos nuevos, no porque los juzguen “mejores”, sino simplemente porque les proporcionan experiencias que no habían tenido. El sistema nervioso aprende con la sutileza, reconoce la comodidad y crea nuevas posibilidades de movimientos libres de contracciones y movimientos parásitos que hemos aprendido, ya sea por imitación o para compensar dolencias o desorganizaciones posturales.

El movimiento es vida, todo lo que hacemos requiere movimiento y esta es la pincipal ocupación de nuestro sistema nervioso. La experiencia de adquirir nuevas habilidades es la base del desarrollo cerebral y de la plasticidad del sístema nervioso.

El enfoque somático de la anatomía vivencial desde el Método Feldenkrais®  nos propone conocernos como un todo, explorar el movimiento en relación al pensar, sentir y actuar. No se trata de un conocimiento intelectual, pues es una vivencia de cómo hacemos lo que hacemos y de la posibilidad de deshacer nuestros hábitos para recuperar la comodidad del movimiento orgánico en que la respiración es fluida, la pelvis sostiene nuestra parte superior móvil y permite relacionarla con las piernas y su accionar, la caja torácica permanece naturalmente sujeta  a sus puntos de anclaje con la espina dorsal, el cuello está largo y libre  y hay una proporcionalidad de movimiento en que todas las partes participan.

Logramos de esta manera una natural interacción entre un esqueleto bien alineado (que permite que las articulaciones esten abiertas, libres de compresión) y los músculos flexibles. Organizar la relación con la fuerza de gravedad equivale a encontrar un soporte óseo dejando a los músculos libres  para realizar la función de movimiento .

El escritor italiano Giovanni Papini decía que la primera vez que un niño logra desplazarse de una habitación a otra por sus propios medios, debía ser una experiencia más emocionante e intensa que la primera vez que un adulto recorre Europa como turista. El movimiento conciente, la curiosidad y el entusiasmo de un@ niñ@ son los ingredientes perfectos para descubrir nuevas posibilidades de movernos y de sentir, abandonando esos hábitos motores que nos limitan y nos anclan.

Cuando se aprende a través de la experiencia, es realmente posible in-corporar lo aprendido.

Moshé Feldenkrais y Milton Erickson

moshe    milton-erickson2

Autoconciencia y Autohipnosis

Christa luther, Instructora de Feldenkrais

(Traducción: Patricia Bustos Roa)

Los trabajos de Moshé Feldenkrais y Milton Erickson contribuyen a reflexionar  un nuevo paradigma en el dominio del aprendizaje humano. A primera vista, sus propuestas son distintas entre sí: Feldenkrais trabaja sobre todo en el ámbito del movimiento y del contacto, mientras que Erickson trabajaba principalmente en el dominio de la imagen y del lenguaje.

Sin embargo, hay aspectos paralelos que llaman la atención por la importancia dada a las instancias de aprendizaje y por el rol de los procesos inconscientes.

Los que están familiarizados con el trabajo de Erickson podrán apreciar abundantes patrones de comunicación similares en el fragmento de Feldenkrais seleccionado a continuación.

En la sesión de un curso de Feldenkrais, los alumnos estaban acostados en el suelo, boca abajo, haciendo varios movimientos lentos y agradables, relacionados con el gateo durante la primera infancia. Feldenkrais solicitó al grupo que empezaran a cerrar los dedos de la mano derecha “en un puño”, y sigue:

Ahora abrirlo, como si la idea del puño cesara… éste es el movimiento más sencillo que se puede realizar. Es parecido a mover un párpado. Abrirlo y cerrarlo en un movimiento tan lento, agradable y pequeño como se requiera para sentir que, en realidad, haces una simple flexión y una extensión (pausa)… Las cosas pueden hacerse para la propia comodidad… Encontrareis que, para hacer algo cómodo, elegante y estéticamente correcto… debe hacerse con el mínimo esfuerzo, con una sensación de ligereza, con la más leve ligereza del movimiento (pausa)… Verás que se manifiesta sólo cuando la flexionas un poco más y la abres, pero no completamente. Para cerrar y abrir la mano completamente se tiene que hacer un esfuerzo  evidente, el necesario, pero al flexionarla un poco más y, a continuación, flexionarla un poco menos… da la sensación de que es fácil, liviano (pausa)… Ahora inicia el movimiento con suma facilidad y suavidad; por favor, continua así… movimiento ligero, fácil…, sentirse conectados a un movimiento fácil y ligero… éste será… tanto si quieres como si no,… no puedes hacerlo de otro modo… toda la corteza motora, todo el sistema nervioso está, en este momento, imbuido en esta percepción, suave, y puede que sepas que en la corteza motora la mano ocupa, cerca de los labios, el área más amplia… así, muy lentamente, sentirás una sensación de ligereza que impregna toda la musculatura… todo el ser, hacerlo… seguir haciéndolo… Y mientras haces esto, mientras sientes que es realmente ligero, descubrirás que todo el brazo se hace, también, más ligero y, poco a poco, sentirás el cuello y el omóplato… sobre esto… suave y agradable y realmente dispuesto a actuar sin preparación alguna. en otras palabras, se está listo para la acción, y verás que cuando adquieres esta sensación, con qué rapidez, con qué facilidad te moverás al hacer lo mismo, al margen de si tienes artritis, si tuviste una operación, te moverás infinitamente mejor que cuando empezaste la sesión (pausa)

… No detener el movimiento de la mano derecha, flexionar y… lentamente, lentamente observa esta fantástica sensación… si continúas con este movimiento, en realidad, aprenderás… lentamente, sigue moviendo los dedos suavemente y mueve también, levanta el hombro derecho y verás con qué suavidad se produce el movimiento, la calidad del movimiento incide en todo el ser y, por consiguiente, notarás que otras cosas que haces también mejoran. No tienes que ejercitarte para mejorar. Tan sólo tienes que ser tú mismo (Feldenkrais, 1981 ).

• En este ejemplo que acabamos de exponer, Feldenkrais utiliza el movimiento de la mano que coge —un reflejo infantil y una “acción del crecimiento” embriológico- para inducir al aprendizaje de forma similar a una hipnosis. Sus alumnos se encuentran en una situación agradable, en la que aprenden de sus propios movimientos los recursos para alcanzar “la comodidad, la elegancia y una satisfacción estética”.

– Ejemplo Hipnosis: Estás sentado e imagina un globo abajo de la mano izquierda (las manos relajadas sobre los muslos), que se infla poco a poco llenándose de aire y de esta manera se va levantando la mano, y los dedos a medida que sientes cómo el globo se infla bajo tu mano, Después el aire del globo sale despacito…. sientes cómo tu mano baja poco a poco y se va acercando a tu muslo.

El método de Moshe Feldenkrais y los procedimientos de auto-hipnosis de Milton Erickson han contribuido de manera fundamental al paradigma que sirve al actual desarrollo de la autoconciencia y a una comprensión de la relación cuerpo-mente.

Sus rendimientos, orientados a mejorar nuestra calidad de vida, continúan investigándose y aplicándose en distintas áreas .

LIBERAR LA COLUMNA VERTEBRAL Y RECUPERAR SU CALIDAD DE EJE MÓVIL

Patricia Bustos Roa

CALDER

 

El funcionamiento óptimo del organismo depende de que la espina dorsal conserve su alineación natural y la fluidez  entre sus curvaturas.
Tener un esqueleto alineado  con el eje central permite:
.-Máxima extensión vertebral
.-Pelvis neutra encima de los huesos verticales de las piernas
.-Caja toráxica libre sujeta a la espina dorsal
.- Cuello largo y extendido
.-Cabeza alta y en buen equilibrio
En estas condiciones, es posible estar de pie, movilizarse, mantener la respiración libre, tener las articulaciones libres y los músculos disponibles, esto para realizar la función de movilidad en una sinergia que permita que el movimiento se realice como un todo.
La disponibilidad de transmisión del movimiento a través de las curvaturas, tiene una relación de inter dependencia con la posición de la pelvis ya que la quinta vértebra lumbar descansa sobre el sacro, y esta es una plataforma inclinada que funciona como un conector entre los huesos iliacos y las alas de la pelvis.
Entonces, una buena alineación pélvica permitirá  una natural alineación de este eje móvil, organizando el esqueleto para que la fuerza pase a través de los huesos y los músculos se organicen a  sí mismos para transmitir  la movilidad en un todo armónico -en que las partes no son importantes en sí mismas- y hay una sensación de comodidad.
En el Método Feldenkrais, un movimiento es de calidad cuando se mantiene una respiración fluida, es posible revertir el movimiento, la intención del movimiento es clara y hay una proporcionalidad del trabajo.
Cuanto más se usa el centro (tronco, eje), más livianos son los extremos y es posible moverse con comodidad.

EL PAPEL DE LOS MÚSCULOS COMO TRANSMISORES DE MOVIMIENTO
Los músculos transforman la energía en movimiento, todo lo que expresamos y sentimos  es movimiento, incluso si creemos no movernos, los ojos movidos por músculos hablan por nosotras.
Los músculos están conectados entre sí a través de la fascia que es una envoltura de tejido conectivo elástico que cumple varias funciones: unión, revestimiento, sostén y transmisión. Estas fascias conectan a los músculos entre sí y a los huesos a través de los tendones  para transmitir el movimiento.

El soporte esqueletal y la organización de éste durante el movimiento, son fundamentales entonces para que los músculos realizen su función de movilidad sin tener que gastar energía extra en la función de sostén.
En nuestra cultura es un error muy extendido creer que los músculos tienen que ser fuertes para sostenernos y de ahí la idea de fortalecer e hipertrofiar los músculos. Un músculo sano es un músculo ágil y elástico cuando está en reposo, Los músculos desarrollados, por lo general, son un cúmulo de tensiones y nunca se relajan por completo siendo fuente de dolor y posturas cansadoras.
En el Método Feldenkrais  el movimiento es un vehículo de autoconocimiento, realizamos el movimiento no como un ejercicio, sino como una experiencia de movimiento, prestándonos atención a nosotros mismos en nuestros procesos internos.
En este prestarnos atención es importante observar sin juzgar, hacer poco y sin que haya una meta, siempre siendo amables con nosotr@s. Esta conciencia de nosotr@s a través del movimiento es una manera de recuperar la curiosidad y el entusiasmo como actitud  de aprendizaje. Cuando somos verdaderamente  concientes de lo que hacemos, comenzamos a recorrer un camino de reeducación y de una verdadera integración de nuevos conocimientos, nos damos cuenta de hábitos dañinos que pueden ser cambiados por nuevas maneras de sentir, de pensar y de hacer, en la antesala de hacernos sentir más libres en nuestros cuerpos.
Estudios de neuroplasticidad  afirman que el entusiasmo es importante en el aprendizaje por los neurotransmisores que se liberan (El Cerebro se Cambia a sí Mismo, Norman Doidge).
Lo opuesto a la actitud de aprendizaje  es el miedo, de ahí la importancia de evitar ir al límite, de llegar a la incomodidad y al dolor, pues el miedo al dolor hace que nos alejemos de la experiencia. Se trata entonces de no forzar para no llegar al dolor.  (La Biología del Miedo, Gerald Hüther).
Moshe Feldenkrais afirmaba que la búsqueda era de mentes flexibles en cuerpos flexibles.

Sobre el miedo en el cuerpo

munch_el_grito
“El grito”, de Edward Munch

Extractado del libro La Sabiduría del Cuerpo

Moshe Feldenkrais

El estado de plena conciencia se compone de cuatro elementos: movimientos, sensaciones, sentimientos y pensamientos. Cuando ninguno de ellos está presente, pronto nos quedamos dormidos. Todo el mundo sabe que los movimientos y las sensaciones son funciones del sistema nervioso central, pero más allá de eso planteo que el proceso mental es el mismo tipo de función y, además, intentaré demostrar que los sentimientos también son funciones del sistema nervioso central.

La reacción del miedo trae aparejada una contracción violenta de los músculos flexores (especialmente de los abdominales) y la retención de la respiración. Este estado se acompaña de una serie de perturbaciones vasomotoras: el pulso se acelera, la transpiración aumenta y, en casos extremos, se producen temblores e incluso la defecación . Muchos soldados han experimentado estos síntomas en el momento de abandonar las trincheras para la primera carga de bayoneta. La intensa contracción de los músculos flexores es simultánea a la inhibición de sus  antagonistas, los músculos extensores, que producen inestabilidad en las rodillas y dificultan mantenerse de pie.

Continuar leyendo “Sobre el miedo en el cuerpo”

Aprender a aprender y luego… in-corporar

DIETAS-DE-AVENA-AVENA-PARA-EL-CEREBRO

“Voy a ser su último maestro. No porque sea el mejor, sino porque ustedes aprenderán a aprender “

Esta frase de Moshe Feldenkrais describe muy bien el objetivo de su método basado en la más importante función de nuestro sistema nervioso: la adaptación al entorno para preservar la vida, esta adaptación al medio es lo que conocemos como aprendizaje.

¿Qué es entonces el aprendizaje? Aprendizaje es aquella acción adaptativa que conduce a un cambio de la acción precedente con un propósito; lograr hacer aquello que no podíamos hacer. Esto tiene que ver con la capacidad de los seres vivos de modificar su accionar para lograr mejores resultados en la vida.

Continuar leyendo “Aprender a aprender y luego… in-corporar”

Educación Somática

Feldenkrais-teaching
Moshe Feldenkrais enseñando su método a los estudiantes

Quienes nos formamos en el Método Feldenkrais somos Educadores somáticos, en algunos países el nombre que reciben los profesionales es el de Practicantes, pues un profesional debe estar permanentemente practicando con su cuerpo. En Latinoamérica nos llamamos pedagog@s, instructor@s o educador@s, puesto que nuestra labor es ayudar a nuestros estudiantes a aprender a conocerse trabajando desde la auto-conciencia, centrándose en la vivencia interior del movimiento. Todas las prácticas de Educación somática utilizan el recurso del cuerpo en movimiento para acceder a un mayor conocimiento de sí mism@.

Veamos, entonces, qué es la Educación Somática. Todas las experiencias que vivimos, corresponden a una experiencia corporal, y  la Somática es la experiencia del cuerpo vivido, la que permite al ser humano descubrir su cuerpo en movimiento para saber cómo hacemos lo que hacemos y de qué manera el pensar y el sentir están presentes en el hacer. Cuando me percibo en mi dimensión sensomotora soy un soma ( del griego:cuerpo, en el sentido de cuerpo viviente).Los seres humanos somos sujetos y objetos a la vez .Frente a un espejo soy un objeto, pero en mi percepción interna soy sujeto, pues cuando me muevo lo hago de acuerdo a mis hábitos y compulsiones, lo hago con y desde mi mundo interior

Continuar leyendo “Educación Somática”

Anatomia Vivencial y Método Feldenkrais

o-WHEN-DID-ANTHROPOCENE-BEGIN-facebook.jpg

Por:Patricia Bustos Roa

Los primeros hominideos aparecen aparentemente hace poco menos de 4 millones de años. Los australopitecus, caracterizados ya por andar en posición bípeda, su cerebro no era más grande que el de un mono antropomorfo (gorila, chimpancé) alcanzando un promedio de unos 500 cc.

Hace unos 2,5 millones de años aparece el género homo, cuyo primer representante el Homo Habilis ( crea por primera ves instrumentos líticos)  ya  muestra un desarrollo  cerebral levemente superior 600cc.

Continuar leyendo “Anatomia Vivencial y Método Feldenkrais”