Recuperar la lentitud en el hacer

Patricia Bustos Roa

daniel_ridgeway_knight_harvesters_resting

Todos conocemos la sensación de ansiedad, sabemos que estamos ansiosos porque la respiración es superficial, tal vez entrecortada y sentimos que nuestros músculos están agarrotados, especialmente los de cuello y espalda. Es como si corriéramos tras algo inalcanzable, que se nos escapa y la parte posterior de nuestro cuerpo nos quiere retener.
Nuestros pensamientos son atolondrados y saltamos de una idea a otra, es como si nuestra cabeza estuviese en ese momento desconectada de nuestro cuerpo, perdemos por completo las sensaciones del cuerpo.
Estando, ansiosos es posible que permanezcamos en posturas absolutamente incomodas: cabeza adelantada, hombros elevados, espalda redondeada, y con los pies sin apoyo o permanecemos apoyados en las puntas de los pies y las piernas hacia atrás. ¿Te parece familiar esta postura?
Al perder las sensaciones del cuerpo, no nos damos cuenta de ese dolor incipiente entre los omóplatos, en la base del cuello, los hombros y la cintura. Todo esto es porque permanecemos en situación de estrés, con nuestro sistema simpático activado y no escuchamos las alarmas de cansancio y dolor. Escribí antes un artículo sobre este tema: https://cuerpoenmovimiento.com/2017/08/27/el-dolor-un-mensaje-del-cuerpo/#more-3037

En nuestra “cultura” de productividad al 100 % el ocio y la lentitud son mal vistas, nos hemos acostumbrado a que el esfuerzo y la rapidez son sinónimos de eficiencia y que van aparejado con el progreso. En la actividad física desde niñ@s nos resuena el lema: “sin dolor no hay ganancia”.
Cuando vivimos en situación de estrés permanente, la ansiedad es la sensación que nos acompaña a lo largo del día, el cerebro no deja de enviarnos señales que nos advierten que trabajamos demasiado o que no nos damos tiempo para el ocio, pero no las escuchamos pues en cierto modo “esos dolores” ya son nuestros. Vivir con tensión es nuestro hábito, y entonces ponemos en riesgo nuestra salud trabajando mucho para comprar cosas que no necesitamos o que no tenemos siquiera tiempo para disfrutar.
Cuando la musculatura se mantiene en tensión, disminuye la propiocepción  que es ese sentido que nos permite percibirnos, organizarnos y darnos cuenta de cómo estamos en el aquí y ahora.
Si observas o haces una clase de Autoconciencia a Través del Movimiento (ATM), tal vez tengas la sensación que “no se hace nada”, pues son movimientos muy pequeños y lentos. Es una investigación de tus posibilidades de moverte con placer y sin esfuerzo, reduciendo el esfuerzo muscular para organizar, poco a poco, todos tus sistemas, diferenciando con precisión todo lo que haces, y puedes llegar a hacer movimientos insospechados; tomando conciencia de todos los aspectos que se involucran en el “cómo haces lo que haces”. El movimiento se convierte en una vía de acceso a aspectos desconocidos de tí involucrados en la propia organización física
Moshe Feldenkrais afirmaba que el cerebro adulto tiene un enorme potencial de aprendizaje, e investigó sobre las condiciones que hacen posible que una persona aprenda más fácil y eficientemente. Encontró la respuesta en la ley de Weber-Fechner que establece que hay una proporción constante entre la magnitud de un estímulo y el cambio necesario que se debe producir en dicho estímulo para que una persona perciba una diferencia. Vale decir, cuanto mayor es la intensidad de un estímulo mayor es el cambio necesario para notar la diferencia, este es el fundamento para que en las ATM la búsqueda sea orientada por hacer menos, con placer y sin esfuerzo… una invitación al ocio.
Los estudios en neurociencias nos revelan que el estado de reposo es necesario para la creatividad y la salud del cerebro. Investigaciones muy recientes han confirmado la existencia de una Red Neuronal de Reposo: el cerebro despliega una enorme actividad cuando no hacemos nada. Se le ha equiparado a la Energía Oscura del universo.
Fue en una tarde de 1869 que el científico Ruso Dimitri Mendeléiev, agotado después de un obsesivo e ininterrumpido trabajo intentando resolver la Tabla Periódica de los Elementos, se quedó dormido sobre su escritorio. Fue entonces que soñó la adecuada organización de la Tabla e inmediatamente al despertar la transcribió en un papel. Si nosotros nos entregamos al ocio, nuestro cerebro no lo hace, sino que, al contrario, tiene la posibilidad de realizar más conexiones y trabajar más que cuando corremos por ir diez pasos más adelante.

Cuando la ansiedad nos domina y corremos con dolor tras ese algo inalcanzable, pensemos si, como Bartleby, podemos decir: “ preferiría no hacerlo”.

 

 

Mejora tu respiración, mejora tu vida

El_Greco_-_A_Boy_Blowing_on_an_Ember_to_Light_a_Candle_(Soplón)_-_WGA10422

Para respirar natural y libremente son necesarios dos requisitos: estar alineados, y relajados.
Las guaguas  y los gatos respiran moviendo el abdomen ritmicamente…..ellos no conocen el estrés ni las malas posturas.

Una mecánica corporal relajada muestra a una persona que respira en forma lenta profunda y calma, y es probable que también sus otras funciones sean eficientes; por el contrario, cuando la actitud postural es de desequilibrio, se alteran otras funciones. En el orden  motriz, los músculos y ligamentos se hallan en un estado anormal de tensión y distensión, lo que acarrea dolor y aparición de puntos gatillos, siendo probable que la función cardíaca y digestiva también se vea alterada.

Las disfunciones respiratorias (respiración superficial, entrecortada, agitada) se asocia a enfermedades y estados emocionales crónicos: estrés, ansiedad, síndrome de pánico, fibromialgia, fatiga crónica. Muchas veces la reeducación respiratoria, mediante técnicas de relajación y/o meditación, es fundamental para la recuperación de estos cuadros ya que una disfunción respiratoria acarrea desequilibrios bioquímicos que mantienen estas situaciones. Este desequilibrio pone en marcha al sistema nervioso autónomo simpático que es el que prepara al cuerpo en situaciones de estrés – sistema nor-adrenérgico.
El principal músculo de la respiración es el diafragma, un conjunto de músculos con forma de bóveda o paraguas que limita la cavidad torácica de la cavidad abdominal. El diafragma es el centro de todo el sistema miofascial, a este nivel se entrecruzan todas las cadenas musculares, las que van de la periferia a la profundidad; constituye entonces una verdadera viga fibrosa central que en su funcionamiento incorpora a los tejidos de la faringe y del perineo.

La mecánica corporal defectuosa en las primeras etapas de la vida, se convierte en un factor decisivo para el círculo vicioso de las enfermedades crónicas, por lo tanto es fundamental prevenirlas y tratarlas. Si el esqueleto está en desequilibrio, las funciones están alteradas, el sistema miofascial está en un anormal estado de tensión-distención.
Respirar desde el pecho (costal superior) no permite que ingrese suficiente aire a los pulmones, es una respiración que sólo ventila los ápices; lo mismo sucede con la ventilación corta y rápida (característica en situaciones de estrés, miedo, angustia, rabia y ansiedad ).
Con la respiración corta y superficial aumenta el volumen de aire residual (aire que permanece en los pulmones), disminuye entonces la capacidad ventilatoria y por ende la oxigenación de los tejidos, entonces el sistema se protege aumentando la circulación : taquicardia y polipnea (aumento de la frecuencia respiratoria). Estamos aquí frente a los indicadores de un sistema simpático activo.
El diafragma es el catalizador de todas las funciones: respiratoria, circulatoria, digestiva. Una alineación natural de los huesos asegura todas estas funciones, ya que el diafragma se adapta a las deformaciones del tórax y su movilidad depende de las costillas y   el esternón El desequilibrio postural y el aumento de la demanda respiratoria en esfuerzo (trabajo en el jardín, gimnasio) generan grandes demandas a la columna vertebral que pueden generar dolores o lesiones de columna vertebral (hernias).

El desequilibrio postural conduce inevitablemente  a cambios que impiden la normal función ventilatoria, el tórax se torna rígido, la columna cervical estará en anteproyección, las costillas superiores elevadas e hipomóviles, los músculos respiratorios accesorios -que son necesarios en ventilación de esfuerzo (trapecio, escalenos, angular, del omoplato)- se presentaran tensos y dolorosos. La función del hombro estará alterada y los movimientos comienzan a ser dolorosos (síndrome del manguito rotador.

La función postural anormal o la función respiratoria deficiente, generan un círculo  vicioso que alteran la estructura normal. Recuperar el equilibrio y la armonía gravitatoria permite organizar la función respiratoria: el diafragma estará disponible para ejercer como una poderosa viga fibrosa central que relaciona todos los tejidos miofasciales desde la faringe al periné, permitirá también la buena ventilación y oxigenación que es indispensable para la actividad de todas las células del organismo.

Moshe Feldenkrais afirmaba que la inhalación está  “sobre valorada”, pues lo primero que hace una persona frente a la invitación a respirar es inhalar, cuando  precisamente esta es la única función que  como seres vivos nunca dejamos de hacer. La invitación entonces es descubrir el valor de la exhalación.
Para poder llenar un vaso de agua primero debemos vaciarlo de su contenido; así, exhalar es precisamente lo que permite que el aire salga para volver a llenar los pulmones con el volumen de aire que necesitamos para la acción requerida.
Por otro lado el Método Feldenkrais enfatiza cómo el proceso de respirar se ajusta por sí mismo a la posición del cuerpo respecto a la gravedad, y si éste se mantiene erguido, sostenido por la estructura esquelética, la respiración se torna fácil y rítmica.
Durante las experiencias de movimiento (ATM) dirigidas a la organización postural, comprobamos la importancia de la organización de las costillas y de la movilidad del esternón con respecto a la columna dorsal. Esto posibilita ajustarse a las diversas organizaciones en relación a la gravedad, permitiendo que un tórax móvil y disponible haga fluida y rítmica la respiración.
La respiración natural no es algo que se pueda aprender mediante una tabla de ejercicios, sino que es algo que hay que redescubrir una y otra vez, a cada instante. Resulta de una continua mirada al interior, de localizar y liberar las tensiones que afectan al diafragma.
La alineación natural del cuerpo, en que los huesos lo soportan totalmente, es una condición básica para poder respirar con facilidad. La respiración y la alineación van juntas y se relacionan con nuestro estado emocional.

Patricia Bustos Roa
Kinesióloga- Instructora Método Feldenkrais®

 

 

 

“Desiderata” (de Max Ehrmann)

muro_adriano

Hoy quiero compartir este hermoso poema, que nos habla de la sabiduría en la conducción de nuestra vida, de la importancia de la  tolerancia y de la autenticidad en las relaciones. En la actualidad el “desarrollo personal” es algo que suele estar asociado al éxito, la competitividad y el dejarse orientar por índices de logros materiales. En medio del ruidoso clima del individualismo, Desiderata es momento de meditación.

Se trata de una invitación a cultivar el silencio y el desarrollo espiritual, apreciando la vida y la  armonía del universo. En fin, me parece que es una sugerente invitación a hacernos responsables  de nuestra existencia, intentando hacer de esta un sendero de crecimiento personal.

“Camina plácido entre el ruido y la prisa,
y recuerda que la paz se puede encontrar en el silencio.
En cuanto te sea posible y sin rendirte,
mantén buenas relaciones con todas las personas.
Enuncia tu verdad de una manera serena y clara,
y escucha a los demás,
incluso al torpe e ignorante,
también ellos tienen su propia historia.
Evita a las personas ruidosas y agresivas,
ya que son un fastidio para el espíritu.
Si te comparas con los demás,
te volverás vano y amargado
pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.
Disfruta de tus éxitos, lo mismo que de tus planes.
Mantén el interés en tu propia carrera,
por humilde que sea,
ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos.
Sé cauto en tus negocios,
pues el mundo está lleno de engaños.
Pero no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe,
hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales,
la vida está llena de heroísmo.
Sé tú mismo,
y en especial no finjas el afecto,
y no seas cínico en el amor,
pues en medio de todas las arideces y desengaños,
es perenne como la hierba.
Acata dócilmente el consejo de los años,
abandonando con donaire las cosas de la juventud.
Cultiva la firmeza del espíritu
para que te proteja de las adversidades repentinas,
mas no te agotes con pensamientos oscuros,
muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.
Sobre una sana disciplina,
sé benigno contigo mismo.
Tú eres una criatura del universo,
no menos que los árboles y las estrellas,
tienes derecho a existir,
y sea que te resulte claro o no,
indudablemente el universo marcha como debiera.
Por eso debes estar en paz con Dios,
cualquiera que sea tu idea de Él,
y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones,
conserva la paz con tu alma
en la bulliciosa confusión de la vida.
Aún con todas sus farsas, penalidades y sueños fallidos,
el mundo es todavía hermoso.
Sé alegre.
Esfuérzate por ser feliz”

ORGANIZAR LOS PIES PARA CAMINAR EN EL AIRE Y SENTIRTE ARRAIGAD@

pies-arena

Patricia Bustos Roa

Habitualmente prestamos atención a nuestros pies cuando nos duelen o… cuando necesitamos comprar calzado. Tal vez les prestaríamos más atención si supiéramos que muchos dolores de cuello y espalda se relacionan con la organización de nuestros pies y cómo los usamos.

Es habitual que las personas que acuden a mi consulta, por un dolor de espalda o de cuello, se extrañan cuando comienzo tratando sus pies y se asombran más aún al constatar el alivio que logran en sus dolencias después de un trabajo de organización de sus pies y de hacer conscientes sus descargas de peso. Pero, cómo no habría de ser así, si… ¡¡¡son los pies los que nos relacionan con la tierra!!!

Es en los pies donde la ley de gravitación universal , uno de los pilares de la ciencia física, hace su efecto en la bipedestación y la marcha.

Nuestros pies son una compleja maravilla de arquitectura, cada uno de ellos está formado por 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 músculos ligamentos y tendones. La compleja forma de arcos que forman la bóveda plantar elástica, cumplen una función de amortiguador. Los arcos se van relevando para impulsar la marcha y además adecuarse a las irregularidades del terreno; en el pie toman relevo los músculos flexores y extensores  que a través de las fascias tendrán un efecto en todo el cuerpo.

¿Cómo no va  a repercutir entonces en el cuello (y antes en las rodillas y la columna vertebral) el efecto de un pie rígido, que no se adapta a las irregularidades del suelo  y transmite como un empuje la reacción del talón contra el suelo, hasta la columna vertebral y el cuello?

El peso del cuerpo debe ser repartido en ambos pies, durante la marcha y la bipedestación. Al iniciar las sesiones de trabajo, siempre mis alumn@s  parten  haciendo un “semáforo” ( me he referido a este ejercicio en columnas anteriores)  y se sorprenden de la desigual o escasa descarga de peso en los pies y la enorme tensión en los hombros y ….¡cómo no! si al tener juanetes o pies con arcos mal estructurados,  la fuerza de gravedad y la ley de acción y reacción tomarán en el cuerpo caminos en  que necesariamente habrá zonas  que tendrán que asumir una mayor carga o soporte de estructuras mal alineadas.

Tener opciones para cambiar aquellos hábitos que nos limitan y entorpecen nuestra relación con nosotros mismos y con el entorno, es el inicio de un cambio en el que la práctica consciente de nuevos hábitos de movimiento permitirán una reorganización de nuestra actura corporal.

De pequeñ@s  tod@s aprendimos a caminar y adquirir autonomía organizándonos desde nuestro esqueleto; en el camino nuestras relaciones ( con nosotr@s, los otros y el entorno físico), fueron cambiándonos y fuimos compensando aquellos dolores físicos y emocionales en nuestro cuerpo y de esta forma fuimos adquiriendo hábitos emocionales y de movimiento que fueron dejando una huella en nuestro cuerpo. Es así como el modo en que nos movemos refleja nuestro pensar sentir y emocionar.

Tener pies flexibles que se adapten al terreno que pisamos, permite que nuestras rodillas transmitan el movimiento hacia la pelvis, haciendo posible que esta, a través de las curvas de la  columna, ondule dicho movimiento hasta el cráneo y de allí hacia nuestra lengua y ojos. Entonces… ¿cómo no tratar el bruxismo y los dolores de espalda desde los pies?

Tener pies firmes  y flexibles sobre la tierra permite usar la gravedad y la fuerza de acción y reacción para desarrollar una caminata liviana y grácil  .

Es muy satisfactorio entonces, cuando después de una sesión, algún alumn@ me dice que se siente más livian@, pero con los pies más firmes o con una sensación de mayor peso en los pies.

 

Relación de Estrés, Deterioro postural y Bruxismo

Tiburón

Patricia Bustos Roa

El bruxismo es el hábito involuntario e inconsciente de apretar y hacer rechinar los dientes, lo cual sucede más frecuentemente en la noche, pero también suele presentarse durante el día.

Esta actividad parafuncional de la musculatura masticatoria trae numerosas consecuencias. Se produce un sobre uso de la musculatura oro-facial por lo que los dolores de cara, cabeza y cuello se hacen habituales debido a la contracción muscular permanente; la mala calidad del sueño provoca cansancio matinal; hay un desgaste de los dientes que puede concluir en un importante deterioro dental, incluso con fractura y pérdida de piezas dentales.

Como causas del bruxismo se han mencionado el estrés, la ansiedad y las malas oclusiones, por lo que el tratamiento debe ser multi-factorial.

Las malas oclusiones deben ser detectadas y tratadas por un odontólogo especialista en oclusión, quien indicará además el uso de un plano de relajación. Si bien esto último no soluciona la causa del problema, sí ayuda mientras se recupera la armonía muscular.

A veces se debe hacer uso de medicamentos mio-relajantes.

No nos interesa aquí precisar si estas alteraciones son la causa o una consecuencia, pero cabe destacar que al haber una tensión emocional, el cuerpo adopta una postura particular (somatización de aquella tensión).

Se puede observar en estos casos ante-proyección de cabeza, el cuello está encogido, las mandíbulas apretadas, el pecho cerrado por la inclinación de los hombros, la respiración es superficial y las manos suelen estar apretadas.

 Quienes padecen de bruxismo, suelen presentar gran tensión en la lengua y en las manos. Hay una importante relación  miofascial entre la tensión que tiene lugar en cada una de estas dos estructuras; quienes bruxan por lo general aplican en sus actividades manuales una gran fuerza, realizando una contracción  muscular que es mayor a la requerida. Algunos ejemplos: apretar el volante, apretar el mouse, pelar una fruta como si ésta se nos resistiera, o simplemente mantener frecuentemente apretadas las manos durante el día y la noche.

Haga usted la siguiente experiencia: adopte la posición de tensión y apriete fuertemente los puños, prestando especial atención a lo que pasa en su lengua y en su mandíbula, probablemente notará que al apretar los puños, la lengua se pega firmemente al paladar superior y su mandíbula se tensa y al liberar la tensión de las manos la lengua se relaja

El Método Feldenkrais® tiene como objetivo trata de hacer consciente una serie de hábitos y posturas que tienen o tuvieron que ver con nuestro estado emocional, y como muchas veces un estado emocional se transforma en un hábito, éste empieza a provocar importantes cambios en nuestra estructura determinando una actitud postural que puede llegar a ocasionar dolores y disminuir nuestra disponibilidad corporal

Darnos cuenta de nuestros hábitos de movimiento, de nuestras emociones crónicas nos permite conocer como estas influyen en nuestra postura y nuestros movimientos.

  • Experimentar opciones más cómodas de realizar nuestras acciones a la luz de la consciencia nos permite elegir formas de organización postural sin esfuerzo , sin tensión inhibiendo de esta manera malos hábitos emocionales y posturales

Es importante tener presente que el manejo del bruxismo tiene una relación de inter-dependencia con el manejo del estrés. En efecto, reconocemos en esta situación una postura característica: la cabeza esta adelantada, los hombros proyectados hacia arriba y adelante, el pecho está hundido, la respiración es superficial y las rodillas suelen estar trabadas hacia atrás; luego, al abrir la mandíbula, hay dolor y tensión en la musculatura del cuello.

En el caso particular del bruxismo el tono de la musculatura de cuello, hombros, brazos y cara está aumentado, de manera que el maxilar inferior presiona contra el superior apretando los dientes entre si. El tono muscular de las manos es inter dependiente de la musculatura de cuello y hombros de manera que si hay un exceso de tensión en las manos, la lengua se observa tensa y pegada al paladar.

Un dato: poner atención a cómo disponemos las manos en nuestras acciones cotidianas, ¿apretamos el volante, presionamos en exceso el mouse, mantenemos las manos empuñadas durante la noche?

La Educación Somática enfatiza la responsabilidad que tenemos en los procesos de salud y enfermedad. Nosotr@s obtenemos así una información de primera mano que nos permite darnos cuenta de cuáles son nuestros hábitos.

El Método Feldenkrais® es un método de conciencia corporal que, mediante lecciones de movimiento (Autoconciencia  a través del movimiento), nos facilita DARNOS CUENTA COMO HACEMOS LO QUE HACEMOS.

Nos movemos de acuerdo a como pensamos y sentimos. El movimiento es la puesta en acción de nuestras sensaciones emociones y pensamientos, pues mente y cuerpo son una unidad indisoluble

Nuestra vida esta configurada por múltiples hábitos: pensamos, sentimos y actuamos de acuerdo a ellos. El Método Feldenkrais® nos posibilita hacernos conscientes de estos hábitos, los que muchas veces son nocivos; entonces aprendemos nuevas opciones de movimiento y podemos cambiar los anteriores, encontrando así una mayor comodidad y bienestar.

No estamos acostumbrados a percibirnos mediante prácticas de autoconsciencia, sino más bien a través del dolor que nos toma “por asalto”. Por ejemplo, sentimos y sabemos de nuestras rodillas cuando éstas nos duelen, pues el dolor es la forma en que el sistema  nervioso protege y encapsula a la zona adolorida.

Mientras menos conocimiento tenemos de nuestro cuerpo y de nuestras respuestas motoras, menores son nuestras posibilidades de movimiento y, en consecuencia, tendemos a rigidizarnos y anquilosarnos. Por lo tanto, el primer paso es conocer nuestros hábitos: cómo respiro, cómo están mis manos y mi lengua en este momento; cómo están dispuestos los hombros, cómo descargo y distribuyo el peso en los pies.

El segundo paso es ampliar nuestra autoimagen; es necesario entonces ampliar el conocimiento de sí a través de la curiosidad y del placer del movimiento, haciendo movimientos pequeños y fáciles que nos permitan descubrir nuestras posibilidades, liberar restricciones  e integrar al movimiento zonas desconocidas o ausentes de nuestra auto-imagen.

La lengua es uno de los sitios en donde con mayor frecuencia se manifiestan tensiones musculares inconscientes y crónicas, las que contribuyen a tensionar otras zonas de la cara incluida la mandíbula. Sólo cuando la lengua aparece con claridad en la imagen corporal, podemos tomar conciencia del exceso de tensión y entonces soltarla en forma permanente.

La región de la base del cuello anterior y posterior es un verdadero cruce de coordinación muscular, donde ejercen su influencia las adaptaciones posturales, incluidas las pautas respiratorias inadecuadas que generan dolor-espasmo y contractura.

El cambio en la posición de la cabeza, determina cambios en la posición de la mandíbula y del hueso hioides que es el soporte de los músculos de la lengua.

Si logramos organizar el esqueleto para que la fuerza de gravedad pase a través de él, podremos usar los músculos para la función que les corresponde: el movimiento, en ningún caso sostenernos

Finalmente y como corolario: tengamos presente que es la CONCIENCIA que ponemos en nuestros actos lo que nos permite conocer, reorganizar y lograr hacer lo que queremos hacer, sin dolor sin esfuerzo

El dolor, un mensaje del cuerpo

espalda-exceso-trabajo

Inmersos en un patrón cultural según el cual “si no te esfuerzas al límite, no vale la pena”, nos hemos acostumbrado a percibirnos a través del dolor, y en particular es frecuente que nos relacionemos con el cuerpo a través del dolor y las molestias. Esto es algo en cierto modo paradójico. Es en el cuerpo y con el cuerpo donde efectuamos cada uno de nuestros propósitos y proyectos, y sin embargo no lo tenemos habitualmente presente pues somos sordos a la mayoría de las señales que nos envía.

Continuar leyendo “El dolor, un mensaje del cuerpo”

Conciencia y conocimiento

carruaje-t12914

Del libro Autoconciencia por el Movimiento.

Moshe Feldenkrais

Conocimiento es conciencia junto con la comprensión de lo que sucede dentro de ella o de lo que ocurre en nuestro interior cuando estamos plenamente conscientes.

A muchas personas les resulta fácil tener conocimiento del control de sus músculos voluntarios, pensamientos y procesos de abstracción. Mucho más difícil es, en cambio, tener conocimiento y control de los músculos involuntarios, los sentidos, las emociones, y las aptitudes creativas. Por difícil que sea, sin embargo, no es en modo alguno imposible, aunque a muchos este complicado control les parezca muy poco probable.

Continuar leyendo “Conciencia y conocimiento”

Método Feldenkrais® y Kinefilaxia

Captura de pantalla 2017-07-09 a las 18.28.36Patricia Bustos Roa

Soy kinesióloga e instructora de Método Feldenkrais® . Durante muchos años ejercí mi profesión de kinesióloga en el rol asistencialista que desempeñamos en general los profesionales de la salud, aunque el rol de la kinesiterapia dentro del equipo de salud  es lo más cercano a una labor educativa y por tanto preventiva en los pacientes, puesto que desarrollamos una relación de mayor cercanía.

Durante mi ejercicio profesional en el area de la posturología pude constatar la importancia de la postura ( hablamos de “actura” en el Método Feldenkrais® ) y de los hábitos de movimiento en la genesis de las dolencias y patologías músculo-esqueléticas. De aquí surge mi interés por la kinefilaxia que no ha sido desarrollada en nuestro país.

Continuar leyendo “Método Feldenkrais® y Kinefilaxia”

LA PELVIS: el poder del centro

Patricia Bustos Roa

IMG_20161113_120429

La pelvis tiene una importancia fundamental en la organización postural, pues forma la base del tronco y constituye el sostén del abdomen; realiza además la unión entre los miembros inferiores y la columna. Está compuesta por tres piezas óseas y tres articulaciones, dos huesos coxales (formados por la unión de dos pares de huesos: ilíacos, isquiáticos y un hueso púbico) y un hueso sacro, el que es impar y asimétrico (formado por la soldadura de cinco vértebras sacras).

Las articulaciones son dos: sacro ilíacas y la sínfisis pubiana. La pelvis femenina es mucho más ancha y extensa que la pelvis masculina. Esta diferencia está relacionada con su función en la gestación y, especialmente, en el parto.

Continuar leyendo “LA PELVIS: el poder del centro”

ESTRÉS Y CALIDAD DE VIDA

Estrés felino

Por Patricia Bustos Roa

La calidad de vida y la felicidad son incompatibles con el estrés, e incluso la vida misma no es posible si esta ha sido afectada por enfermedades como las neurológicas, digestivas, cardiovasculares, siquiatricas, etc.  Todas estas son afecciones en las que el estrés opera con frecuencia como un factor desencadenante.

El estrés es la respuesta biológica a las demandas de la vida, es por lo tanto la respuesta  a un desafio. De acuerdo a esto ¿es el estrés algo normal en la vida? En efecto, lo es, cuando nos mantiene alertas y en condiciones de actuar elaborando una respuesta de lucha o huida; hablamos aquí del eutrés o “estrés bueno”, se trata de una respuesta de duración limitada ante una situción de emergencia. Cuando la intensidad del estímulo o su duración persiste, generando así una situación en la que permanecemos activados y en actitud de estar enfrentando un peligro permanente, hablamos de distrés o estrés malo.

Continuar leyendo “ESTRÉS Y CALIDAD DE VIDA”